Cuidados del calzado

Cuidados del calzado

Cuidado de tus zapatos

La duración de nuestros zapatos depende de tres factores fundamentales, el primero es el uso que le demos, la segunda es la calidad del calzado y la tercera y no menos importante el cuidado del calzado. 

Consejos básicos para el cuidado del calzado.

Una de las normas más importantes es utilizar un calzador a la hora de ponernos los zapatos, esto es fundamental para no deformarlos cada vez que los ponemos. Otro truco muy importante es no poner dos días seguidos el mismo par de zapatos, la piel necesita transpirar y volver a su forma habitual después de cada uso, si todos los días ponemos el mismo par de zapatos la piel no puede volver a su estado habitual y el sudor se acumula en ella. Cuando tengamos manchas en un zapato lo primero que debemos hacer es quitarlas cuanto antes, nunca debemos esperar varios días con la mancha en los zapatos ya que con el tiempo se va secando y luego es muchísimo más difícil de quitar. 

Cuidados después de lluvia intensa 

Si tenemos la mala suerte de que los zapatos se nos mojen mucho es imprescindible retirarles el exceso de humedad como un trapo e introducir papeles dentro para que chupen toda la humedad del calzado y evitar que se deformen al secarse.

Cuidados según el tipo de piel 

No todos los zapatos necesitan el mismo tipo de cuidado, el factor diferencial en todos los casos es el tipo de piel con el que están confeccionados. En Calzados Yolanda vamos a darte una serie de trucos para que puedas alargar la vida de tus zapatos el máximo posible. 

Primero vamos a darte unos sencillos consejos de carácter general, una norma básica para todos los tipos de pieles es utilizar un buen spray impermeabilizante, ya sea ante nubuk o piel el spray impermeabilizante retarda la entrada del agua dentro de la piel lo que hace que el zapato tarde mucho más en empaparse, esto es de vital importancia ya que el agua actúa sobre la piel haciéndole perder su suavidad, esto se bebe a qué el agua debilita la piel al eliminar la grasa que tiene haciendo que pierda su suavidad natural. 

Trucos de cuidado y limpieza para cada tipo de piel

Cuidado del ante

El ante es la parte opuesta a la piel que conocemos de toda la vida. Cuándo cortamos un trozo de piel la parte contraria es el ante de la piel. Su aspecto es siempre muy suave y aterciopelado y además le confiere un toque muy elegante a todos los zapatos pero su principal inconveniente es su dificultad para la limpieza y su delicadeza, por eso te vamos a dar unos consejos para que mantengas tus zapatos o botas de ante como el primer día.

Lo primero que debemos hacer cuando estrenamos unos zapatos de ante es echar el impermeabilizante ya que de esta manera podremos prevenir muchas de las manchas, si aun así tenemos la mala suerte de manchar nuestros zapatos procederemos de la siguiente manera.

Si las manchas son de agua lo mejor es eliminarlas con un cepillo de ante que podemos adquirir en cualquier zapatería, frotando suavemente conseguiremos eliminar las marcas que deja el agua, si se mojan mucho es recomendable meterle papeles por dentro al zapato para que absorban el agua y el zapato no se deforme al secarse.

Para las manchas de barro lo mejor es esperar a que seque el zapato para luego con un cepillito de ante poco a poco ir quitando los restos de suciedad, en muchas zapaterías podrás encontrar cepillos para el ante que por una de las caras trae un cepillo y por la otra algo muy parecido a una goma de borrar, primero atacamos las manchas con el cepillo frotando muy despacito para ir eliminando la suciedad, si con esto no conseguimos eliminarlo todo con la parte trasera del cepillo podemos frotar con la goma. Si no dispones de un cepillo de ante puedes utilizar un cepillito de uñas y una goma de borrar clásica pero ten cuidado no utilices gomas de borrar de colores siempre tiene que tener un color neutro. Después de acabar de limpiar la mancha utiliza el cepillo para peinar el ante en la misma dirección de las fibras de la piel.

Si la mancha es de grasa te recomendamos que la intentes secar con un trapo húmedo lo máximo posible para absorber la máxima cantidad de grasa, nunca debes de frotar este tipo de manchas cuando están húmedas ya que podrías extenderlas en una superficie mayor. Una vez hemos secado la mancha con el trapo aplícale polvos de talco y déjala reposar 12 horas para luego cepillarla poco a poco para  intentar eliminar la mancha, si la mancha persiste puedes intentar utilizar un desengrasante pero siempre como último recurso ya que podrías dañar el zapato. 

Cuidado del nubuck

El nubuck es la piel sin brillo, se trata de un material mucho más suave y cómodo que las pieles normales, su efecto estético también es muy interesante ya que le da al zapato un toque de elegancia y sofisticación, pero por contra tiene los mismos problemas que el ante a la hora de eliminar manchas, para ello te recomendamos que utilices impermeabilizantes antes de estrenar tus zapatos de nubuck. Si tienes la mala suerte de mancharlos la manera perfecta de limpiarlos es utilizar un cepillo con un poco de jabón diluido con agua y frotar suavemente hasta que la Mancha desaparezca. 

Cuidados de la piel

Lo primero que haremos es intentar quitar la mancha con un cepillo y un poco de agua, si con el agua no es suficiente siempre podremos utilizar un jabón neutro que aplicaremos de la misma manera que el agua. 

Después de quitar las manchas debemos aplicar crema incolora o del mismo color que el zapato para nutrir y proteger de nuevo el zapato. Las cremas ayudan a proteger el zapato del agua pero no está de más utilizar también el spray impermeabilizante para conseguir más protección.

Posted on 07/12/2018 Home, Blog 0 334

Dejar un comentarioLeave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Archivo del blog

Categorías del blog

Últimos comentatios

Sin comentarios

Buscar en el Blog

Código QR

Vistos recientemente

Sin productos